¿Quieres darle un toque diferente a la decoración de tu hogar y no sabes cómo lograrlo?

El papel pintado es uno de los pocos elementos decorativos que cuenta con la capacidad de transformar por completo el aspecto de la habitación en la que se inserte. Por este motivo, no solo has de tener en cuenta el tipo de mobiliario y decoración que ya tiene la estancia, sino también la imagen que quieres que transmita

Motivos vegetales

Ramas, hojas, árboles… Estos motivos convierten la habitación en un remanso de paz. Los tonos en verde resultan frescos y agradables, y son ideales para combinar con mobiliario en colores neutros. Eso sí, como ocurre con la mayoría de papeles pintados, con este especialmente procura no abarrotar el espacio. Al ser un tipo de imagen muy llamativa lo mejor es incorporarla en un único muro de la habitación, el más alejado, para crear sensación de profundidad y ligereza.

Inspiración floral

Las flores son, desde el año pasado, motivo por excelencia en decoración textil, sofás, paredes, etc. Podrás encontrarlas tanto en composiciones clásicas como en formas y colores más modernos. Se tiene preferencia, eso sí, por los tamaños medianos-grandes, puesto que lo pequeño resulta agobiante y da mayor sensación de que la pared está repleta.

Ambientes tropicales

Este tipo de papel es atrevido, alegre y muy vivo. Grandes hojas en verde intenso vienen, en ocasiones, acompañadas de animales como loros, pequeños pájaros, etc. Es perfecto para revitalizar un espacio sin chispa. Cuenta con la ventaja de que permite incorporar más colores fuertes en el mobiliario, creando un todo colorido y armonioso.

Ver las imágenes de origen

Estampado geométrico

Composiciones lineales o abstractas, sobrias en el color o con combinaciones rompedoras, la oferta en este apartado es infinita. Con él se consigue aportar profundidad, anchura e incluso altura a la habitación. Por ejemplo, las rayas verticales contribuyen a crear un cuarto que visualmente parece más alto.

La clave para acertar

El papel sirve tanto para homogeneizar un espacio como para zonificar pequeños rincones. Si lo que buscas es unificar, opta por añadirlo en toda la habitación. Si por el contrario quieres resaltar una parte concreta en tu hogar, incorpora el papel como elemento diferenciador. Por ejemplo, puedes sustituir el cabecero de la cama por un papel texturizado.

Ahora que ya conoces las últimas tendencias seguro que estás deseando añadirlo a cualquier rincón de la casa. Solo necesitarás elegir tu papel pintado favorito, un fijador de látex y un rodillo. Los resultados obtenidos te sorprenderán.